Museo Casa Hidalgo

El 2 de febrero de 1792 Miguel Hidalgo renunció a sus cargos como rector, tesorero y catedrático de teología en el colegio de San Nicolás de Valladolid y se marchó a Colima para asumir un curato. Hidalgo atendió esa parroquia durante poco más de ocho meses, del 10 de marzo al 26 de noviembre.

La orden de regresar a Valladolid provino del obispo fray Antonio de San Miguel quien, conocedor del carácter y talento de Hidalgo, le encargó el curato de la villa de San Felipe. La razón era que el obispado de Michoacán tenía bajo su control todas las parroquias de franciscanos, excepto la de San Felipe. El virrey y conde de Revillagigedo lo nombró cura propio, vicario y juez eclesiástico de este poblado.

Hidalgo recibió la parroquia el 24 de enero de 1793 y compró una casa en la calle principal, la Alcantarilla (hoy Hidalgo), a poca distancia del templo, que fue habitada por el cura y su familia entre 1793 y 1803. Allí se celebraron las famosas tertulias literarias y políticas en que éste y otros personajes tuvieron contacto con las ideas liberales provenientes, principalmente, de Francia (de ahí el sobrenombre de La Francia Chiquita).

Tras la salida de Hidalgo de San Felipe, el inmueble se mantuvo como casa habitación hasta 1928, cuando se estableció allí una escuela de artes y oficios. En 1957, por decreto presidencial de Adolfo Ruiz Cortines, una parte de la casa fue expropiada por considerar su conservación de utilidad pública y se le declaró monumento histórico nacional.

Dos años después, debido a su mal estado, la Dirección General de Bienes Inmuebles, de la Secretaría del Patrimonio Nacional, la entregó en custodia a la Dirección de Monumentos Coloniales del INAH para su reconstrucción. En 1963 se iniciaron las obras de reestructuración para adecuarla como museo, institución que abrió sus puertas en 1969, tras colocarse el empedrado del patio central, el cual recrea un jardín a la usanza de las casonas de la época.

Su importancia histórica radica en que constituye un testimonio de las actividades que el cura Hidalgo realizó en ella durante su estancia de casi 11 años en San Felipe. El inmueble es un ejemplo relevante de la arquitectura civil del siglo XVIII. Originalmente se entraba a la casa a través de un amplio zaguán, con un portal que daba paso a un patio cuadrangular rodeado de habitaciones. Atrás quedaban las áreas de servicio y la huerta. Actualmente se encuentra dividido transversalmente en dos secciones, desde la calle hasta la huerta. El museo ocupa el sector izquierdo, mientras que la otra parte es de propiedad particular.

Información extraída de CONACULTA

Los comentarios están cerrados.